Una tradición popular de fin de año

La quema de los Judas

Por Marijulia Pujol Lloyd

Los judas son hechos de materiales inflamables y son elaborados por las familias y artesanos panameños.

Los judas son hechos de materiales inflamables y son elaborados por las familias y artesanos panameños.

Poco antes de la Navidad, muñecos que se asemejan a políticos, estrellas de cine e inclusive maleantes aparecen a lo largo del istmo de Panamá. Éstas curiosas efigies desaparecen rápidamente el 31 de diciembre cuando son quemadas a la medianoche. Se conocen como “Judas” y representan el año que llega a su final.

Esta extraña tradición exorciza en una gran fogata el año que termina. Los muñecos son hechos usualmente de ropas viejas rellenas de paja, hojas secas, aserrín y otros materiales. Son similares a los espantapájaros. El origen de la tradición es desconocido.

La mayoría de estos muñecos tienen un esqueleto de madera o tubos de metal. Para hacer el proceso de combustión más dramático se le colocan a los Judas fuegos artificiales y bombitas adentro. En la cabeza se utilizan diferentes tipos de materiales como, cocos, calabazas, cartuchos de papel e inclusive latas.

Algunos muñecos se asemejan a políticos como ésta de Ferrufino.

Algunos muñecos se asemejan a políticos como ésta de Ferrufino.

A pesar que la mayoría de los muñecos Judas son bastante simples, hay personas creativas y talentosas que logran que sus Judas se parezcan tanto a sus modelos de las vida real que el resultado es increíble. Los artistas seleccionan a la persona más notable de ese año, sea buena o mala para representar los 365 días.

La confección de un Judas toma 10 horas y puede costar hasta $50. Familias y vecinos se unen para hacerlos. Sin embargo, hay ciertos artesanos que son particularmente buenos y venden sus Judas por hasta $100, pero la mayoría de las creaciones son para tener un poco de diversión.

Quemar a un Judas es ciertamente una manera diferente de darle la bienvenida al Nuevo Año.

 

Authors
Top