Contratiempos y aventuras de una Gringa en Boquete

Este artículo también está disponible en: Inglés

Parte II de la integración al español con Habla Ya!

Por Evelyne Meyer

“Reubicarse en Latinoamérica no es fácil. Primero, hay que aprender el idioma, luego entender la cultura,” dijo Evelyne Meyer de Habla Ya de la Escuela de Integración de Español en Boquete. Este es la segunda y última parte de este artículo que ella escribió en línea y que ha sido adaptado por El Visitante.

Yo me mudé a Panamá cuatro años atrás y de alguna manera he aprendido a adaptarme a la cultura panameña y me he enriquecido por ello. Ahora hablo español, sin embargo he notado que las palabras por sí solas a veces no logran enviar el mensaje adecuadamente y lo que usted está tratando de decir puede malinterpretado si no se usa el tono de voz o las palabras correctas. Yo he ofendido a cualquier cantidad de personas y las he hecho llorar sin querer.

Una amigable introducción

Algunas veces nosotros le echamos la culpa de esta situación a la “barrera del idioma”. Yo soy europea e inclusive comparados con los norteamericanos, nosotros somos secos cuando escribimos un correo electrónico o preguntamos por algo. Vamos directo al punto y frecuentemente olvidamos decir “hola, cómo estás” al principio de la oración, pero eso no significa que seamos groseros. Este es un comportamiento que he cambiado desde que empecé a trabajar en Habla Ya y ahora siempre me aseguro de ser extremadamente educada.

El autor la encuentra

El ritmo de la latina

La segunda dificultad que encontré (y todavía la encuentro algunas veces) es el rimo de la vida en general. Yo no tolero a nadie que sea más lento que yo. Vivir en un país tropical como Panamá me ha hecho ir más despacio, a tomar un respiro y apreciar la vida a medida que pasa. Ahora tengo una hora entera para almorzar, no tengo que estresarme de que el trabajo tenga que terminarse, porque se hará de todas maneras al final del día.

Para los recién llegados

Le recomiendo honestamente a cualquier recién llegado que acepte el ritmo de vida, porque el estresarse sólo le causará una úlcera. Y al final de cuentas, ¿quién vive mejor? Algunas veces tenemos razón, pero en la mayoría de las ocasiones es nuestra propia ignorancia lo que nos hace creer que estamos en lo cierto.

¿Donde está la gringa? La autora Eveleyne Meyer ya se integró con su equipo en Boquete.

¿Donde está la gringa? La autora Eveleyne Meyer ya se integró con su equipo en Boquete.

De acuerdo, en los llamados países desarrollados siempre hay un bien planeado sistema para todo, especialmente cuando se refiere a servicio al cliente. Pero en cuantas ocasiones nos hemos enojado con representantes de centros de llamadas en nuestros respectivos lugares de origen, cuando ellos le repiten las mismas palabras a cada cliente? Algunas veces usted ni siquiera habla con una persona.

En Panamá las cosas son diferentes. Usted será tratado como un ser humano, lo que nosotros hemos perdido en nuestro desesperado deseo de ser eficientes. Mientras nosotros empezamos a parecernos a robots, aquí todavía hay gente. Ellos trabajan un poco más despacio, pero son más flexibles si les solicita algo. Si les pide un favor, siempre hay alguien para ayudarlo aunque no esté entrenado para hacerlo, mientras que en Europa le dirá que “ese no es mi trabajo.” Yo prefiero vivir en un lugar donde las reglas todavía puedan doblarse.

La perfección no existe. Si usted se ha reubicado a Centroamérica, entonces usted ha tomado la decisión de vivir un estilo diferente de vida, así que no espere que los otros se adapten a usted, es usted quien tiene que adaptarse.

Authors

Related posts

Top