Diferencias culturales de los estudiantes

Este artículo también está disponible en: Inglés

Por Evelyne Meyer

Mudarse a Latinoamérica no es tarea fácil. Primero, aprende el idioma – luego aprende a entender la cultura ¡y el segundo punto puede ser mucho más difícil!

Hola chica linda

“¡Psst… mami!” El que silva sabía que eventualmente iba a convencer a la autora de que le gustaba.

“¡Psst… mami!” El que silva sabía que eventualmente iba a convencer a la autora de que le gustaba.

Nuestras estudiantes lo describen como “bastante raro” (para omitir las frases explícitas que utilizan las jóvenes hoy día) cuando un hombre desconocido les tira besos en la calle, las llama “mami”, “mi amor”, y un sinnúmero de piropos amorosos en situaciones inesperadas. Estas incluyen cuando van a pagar en la tienda, en el taxi, o entrando o saliendo de un banco, por ejemplo. Los pitos más altos definitivamente vendrán de constructores trabajando (y a veces frases que rozan en lo inapropiado).

De alguna manera, sin embargo, nuestras estudiantes femeninas siguen en el curso. Esta es solo una de las realidades sociales inesperadas de Panamá – hasta aquí en Boquete en la Escuela de Integración de Español Habla Ya. Algunas de nuestras estudiantes hasta han admitido que ha sido halagador – otras lo consideran vulgar. Conocer el idioma es saber la diferencia.

Oye chino

El choque cultural aplica a todas las razas y apariencias. Los locales llaman a los asiáticos “chinos” aunque puede o no ser de China, una persona de piel oscura “negrito” y una persona de mucho peso “gordo”, sin que nadie se ofenda. Esto me encanta, pero debo admitir que al principio me escandalizaba ¡Intenta eso en Estados Unidos y verás lo que sucede! Si no te arrestan al menos podrían darte un puñete.

Panamá es un crisol de razas y ellos lo saben. Referirse a alguien por el color de su piel (o el peso que cargan o no) no es un crimen aquí.

Soltándose

Me mudé a Panamá hace como cuatro años, y he aprendido a adaptarme a la cultura panameña y ser más tolerante con cosas que son diferentes a mi propia cultura. Aunque ahora sí hablo español, he notado que a veces las palabras solas no transmiten el mensaje adecuadamente, y lo que quieres decir puede ser malinterpretado si no lo dices en el tono apropiado, o utilizas las palabras correctas (y aunque lo hagas, los “latinos” en general son un poco más sensibles. Me disculpo por la declaración. Lo siento muuuucho, pero es así). He ofendido a personas bastantes veces sin tener la intensión.

En el trabajo

Uno de los choques culturales más grandes que he sentido es en la oficina. Antes que nada, he notado que las personas en Panamá y Latinoamérica en general son mucho más sensibles a las críticas que en cualquier otro país en el que he estado. Esto probablemente fue lo más difícil a acostumbrarme para mi, viniendo de una industria que es bastante normal aceptar lo que te digan a causa de jefes despiadados, estrés o largas horas de trabajo. Aprendes a no tomarte las cosas personalmente.

Una cucharada de azúcar…

Panamá es realmente un crisol de razas con personas de todo el mundo. En la foto, el equipo de la Escuela de Español Habla Ya en Boquete ¡Muévete gorda, estás en mi lugar!

Panamá es realmente un crisol de razas con personas de todo el mundo. En la foto, el equipo de la Escuela de Español Habla Ya en Boquete ¡Muévete gorda, estás en mi lugar!

En Panamá he aprendido a “suavizar” todo lo que trato de decir, para no ofender a nadie cuando doy críticas o retroalimentación. Y cuando ofendo a alguien sin darme cuenta, me aseguro de explicar lo que estaba tratando de decir y que no quise ofender (en serio, me siento como una mamá a veces). En cualquier organización del mundo es retante crear un ambiente en el que compañeros de trabajo compartan críticas constructivas – ¡en Panamá este aspecto es mucho más retante!

¡Sí, he hecho a personas llorar sin querer!

Lee la próxima edición de El Visitante para la segunda parte de Las aventuras de la asimilación cultural de Evelyne Meyer en Habla Ya Boquete, donde trata de culpar la “barrera del idioma” por sus tropiezos.

Authors

Related posts

Top