Atracciones arqueológicas para turistas en Panamá

Este artículo también está disponible en: Inglés

Por Milagros Pinzón

La “leona” es un ejemplo de los petroglifos que se encuentran en el parque arqueológico El Nancito en el distrito de Remedios.

La “leona” es un ejemplo de los petroglifos que se encuentran en el parque arqueológico El Nancito en el distrito de Remedios.

El parque arqueológico El Nancito, ubicado en el oriente de Chiriquí en el distrito de Remedios, es el sitio petroglífico más grande y fascinante de Panamá. Está situado a unos 220 metros sobre el nivel del mar en una meseta, y está esparcido por una gran cantidad de rocas volcánicas con extrañas formas esculpidas. El Instituto Nacional de Cultura recientemente invirtió varios miles de dólares para la restauración del parque.

El ascenso de diez minutos por carro desde la carretera Interamericana hacia El Nancito ofrece unas vistas hermosas de las costas del Océano Pacífico. El acabado en los cuerpos rocosos que se encuentran allí es impresionante, presentando una fina elaboración en el manejo de detalles y alcanzando belleza y simetría. Algunos diseños son muy complejos y abstractos, lo cual deja entrever un dominio de las técnicas: espirales, líneas, puntos, soles estilizados, círculos y figuras amorfas.

Este tipo de labrado prehistórico sobre rocas se encuentran en casi todas las provincias de Panamá, pero es en Chiriquí donde se localizan más abundantemente. Otros sitios en que se pueden apreciar son: El Valle, La Pintada, Río Grande, Calobre, Atalaya, Ocú, La Mesa, Soná, Mamey, Boca Baja, Caldera, Boquete, Concepción, San Miguel y El Volcán.

Authors

Related posts

Top