Ingenieros Sin Fronteras

Este artículo también está disponible en: Inglés

Miles tienen acceso a agua potable

Por Charles Conn

Director del proyecto de EWB, Rick Montanari (derecha), Valmy Guerrero (izquierda) Francois Poilly (centro).

Director del proyecto de EWB, Rick Montanari (derecha), Valmy Guerrero (izquierda) Francois Poilly (centro).

La rama panameña de Ingenieros Sin Fronteras (EWB por sus siglas en inglés), ha llevado recientemente agua potable a 3000 personas de la comunidad Kuna Nega que viven cerca de Cerro Patacón. El proyecto está dirigido por Rick Montanari, un Ingeniero de Calidad que supervisa el trabajo de la GUCP (Grupos Unidos por el Canal) en el tercer proyecto de expansión de las esclusas.

Kuna Nega se encuentra a pocos minutos en auto de la ciudad de Panamá. La comunidad fue establecida en 1980 por ocho mujeres Kunas y ha crecido hasta convertirse en el mayor asentamiento de indígenas Kuna fuera de las islas de San Blas. Su existencia precede en lo que se ha convertido en actual basurero municipal de la ciudad.

Existen otros dos pueblos en las proximidades, San Francisco y La Paz. El último de éstos surgió hace unos siete años, cuando el gobierno trasladó a las familias afectadas por un incendio en Curundú. El crecimiento de la población superó rápidamente los recursos municipales, lo que causó la situación que se presenta hoy, donde muchas secciones de la zona todavía no tienen acceso a un suministro regular de agua potable.

Como la comunidad está construida sobre una serie de laderas inclinadas, la altura en la cual vive un residente tiene relación con el suministro de agua y es el factor predominante para determinar si reciben o no agua. Además de esto, la ciudad cierra el suministro de agua cada fin de semana.

Para mantener el impulso con su reciente éxito, EWB está consiguiendo de manera activa compartir información acerca de sus actividades

Para ayudar a resolver este problema, EWB comenzó la construcción de varios tanques de almacenamiento de agua que llenan para su uso cuando se corta el suministro regular. Gracias a un sistema de bombas para enviar el agua a las áreas de mayor elevación, válvulas de corte para el control de fugas y reparación, válvulas de retención para bombear agua en las inclinaciones, y la instalación de tuberías de mayor ancho, muchos residentes ahora están recibiendo agua en su grifos con buena presión por primera vez.

“Lo que estamos viendo aquí es una asociación público-privada,” dice Clinton Donnelly presidente de EWB. El proyecto actual se inició con un estudio de análisis de flujo de agua llevado a cabo por los estudiantes de ingeniería de la Universidad de Pittsburg el año pasado. Otros grupos de estudiantes universitarios de los Estados Unidos vienen en intervalos regulares.

La Universidad Marítima Internacional de Panamá (UMIP), que requiere el servicio comunitario como parte de su plan de estudios, envía grupos de estudiantes a participar también. Lo más importante es que los residentes de Kuna Nega están entusiasmados con las mejoras en su comunidad y se han involucrado.

Uno de ellos es Valmy Guerrero, capataz del proyecto y el único miembro del equipo de EWB que tiene salario y trabaja tiempo completo. Valmy está casado con una mujer Kuna y es residente de la zona. Él ha sido instrumental en obtener la ayuda de los lugareños y mantenerlos motivados. Ese día que visité la comunidad estaba trabajando con él Francois Poilly, un joven recién graduado de la universidad de Canadá, quien ha estado ofreciendo voluntariamente su tiempo cada sábado.

Debido a la calidad del trabajo que se realiza, EWB está empezando a obtener más apoyo del gobierno. IDAAN ofrece ayuda con las conexiones a la red de agua y asegura que EWB está complementando los objetivos de desarrollo a largo plazo de la zona. La policía proporciona seguridad de vez en cuando a los estudiantes trabajadores. El Ministerio de Educación (MEDUCA) aporta algunos fondos también.

“La Paz es el próximo proyecto,” explicó Rick. Los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) ya han estudiado la situación en La Paz, y el proyecto está en fase de evaluación en estos momentos. “Con un poco de información adicional sobre el diseño, IDAAN podría ver una manera de mover su línea de agua más hacia la comunidad, y tal vez proporcionar algunos materiales.”

Para que este trabajo tenga éxito, EWB está buscando activamente voluntarios. Todas las habilidades e intereses son bienvenidos, desde especialistas corporativos de difusión, profesionales de relaciones públicas, expertos en recaudación de fondos, ingenieros y trabajadores. Las personas que deseen contribuir con su tiempo y sus recursos pueden contactar EWB través de la página de Facebook “ewbpanama”, escribiendo a info@ewbpanama.org o llamando al 6567-1807.

Authors

Related posts

Top