El “ojo del tigre” está en Alley Cat

Este artículo también está disponible en: Inglés

Los estudios muestran que la pobreza extrema en los centros urbanos frecuentemente trae como consecuencia mala salud en la edad adulta. Alley Cat es un gimnasio comunitario que tiene como misión reducir este problema ofreciendo clases de artes marciales y lecciones de vida gratis a los jóvenes desfavorecidos de El Chorrillo, Santa Ana y San Felipe.

Alley Cat es un gimnasio comunitarioEscondido en un rincón del Casco Antiguo, Alley Cat es el “ojo del tigre” en este gimnasio de los trópico que carece de tecnología, aire acondicionado, ni otras comodidades que se encuentran en este tipo de establecimiento, sólo tiene vistas al océano Pacífico. Todo lo que encuentra pesas y clases de artes marciales mixtas.

John Boyle, de 29 años, el gerente de Alley Cat, es un experto en artes marciales, egresado de la Universidad de Colorado, con un amor a la enseñanza. “Somos un refugio seguro, sin drogas, ni tíos borrachos y ninguna de las otras cosas en las que se ocupan estos chicos durante el día”, refiriéndose a los 15 muchacho que entrena actualmente.

Escrito con tiza en la pared del gimnasio hay una cita del legendario entrenador de boxeo, Cus D’ Amato, que está en el corazón de John y es la misión de Alley Cat:

“Un niño viene a mí con una chispa de interés y se convierte en una llama. Yo avivo la llama y se convierte en fuego. Alimento el fuego y se convierte en un voraz incendio”.

“Estos niños están luchando por salir de las calles para vivir una vida con sentido. Nuestro trabajo es estar con ellos hasta que lleguen allí. Les ofrecemos la disciplina, artes marciales, entrenamiento sobre nutrición, la unidad del equipo y un escape en tiempos difíciles”.

Uno de los casos exitosos es el protegido Alley Cat, Elton Brown, quien se ha convertido en campeón de artes marciales mixtas de Panamá en la categoría de peso de las 170 libras y que se está entrenando para ganarse un lugar en los Juegos Olímpicos de 2016 en Brasil. “Estamos orgullosos de nuestros seis luchadores profesionales y tres amateurs, pero nuestros momentos de mayor orgullo son cuando nuestros chicos se sienten abrumados y en lugar de salir a la calle se aparecen al gimnasio para quemar el estrés”.

Puede contribuir a esta causa de tres maneras:

  1. Como un miembro del gimnasio donando $45 al mes (John ofrece una clase de entrenamiento gratis)
  2. Done su experiencia o fondos para arreglar el techo
  3. Inscríbase como miembro del equipo de voluntarios y ayude a Alley Cat a producir eventos para recaudar fondos significativos.

Para obtener más información, visite facebook.com/alleycatfitnessfoundation o contacte a John a través de WhatsApp en 6256-4061.

Esa fue la historia de Duncan, que perdió todo en un incendio ocurrido en San Felipe y sólo quedó con los pantalones cortos y las chancletas que llevaba puestas. El lunes Duncan llegó al gimnasio con ropa prestada y entrenó duro hasta que se quedó dormido en una estera. “Cuando un estudiante pierde todo, pero puede renovar su fuerza interior a través de las artes marciales, él puede hacer frente a cualquier cosa”, susurró John.

Alley Cat trabaja para reducir la brecha de salud para los jóvenes desfavorecidos. John ha dedicado su vida a esta causa sin recibir salario.

Authors

Related posts

Top