ON – THE – WATER

Este artículo también está disponible en: Inglés

Por Ilene Little

Disfrutando la vista del mar.

¿Por qué nos gusta el océano? Más allá de lo que el ojo ve

Barcos charter ofrecen grandes aventuras en el mar.

Barcos charter ofrecen grandes aventuras en el mar.

Los océanos, lagos, ríos, piscinas, incluso fuentes pueden afectar irresistiblemente nuestras mentes. Instintivamente lo sabemos: por alguna razón una vista de una playa es más atractiva que una vista de un corral. Existen explicaciones lógicas para entender nuestra tendencia de acercarnos a la orilla del mar para algunos de los momentos más importantes de nuestras vidas. Pero ¿por qué? ¿Y por qué algunos sentimos la necesidad de salir a mar abierto?

El autor Wallace J. Nichols en su libro, “La Mente Azul” nos brinda una respuesta: “En una época en la que estamos anclados por el estrés, la tecnología, el exilio del mundo natural, asfixia profesional, la ansiedad personal, las facturas de hospital, y hemos perdidos la verdadera intimidad, salir a mar abierto es algo maravilloso”.

Investigaciones del por qué a nuestro cerebro le encanta el océano

Los investigadores están experimentando con una unidad de electroencefalograma (EEG) móvil inventada por el Dr. Stephen Sands, un experto en la ciencia biomédica y director científico en Sands Research, pionero del “neuro-marketing”.

Disfrutando la vista del mar.

Disfrutando la vista del mar.

La unidad móvil de EEG se parece mucho a una versión de ciencia ficción de un gorro de natación con joyas. Es usado por participantes de la investigación cuando están en, cerca de y rodeados por el agua, mientras que la respuesta de sus cerebros ante el océano es monitoreada. “Desde tiempos inmemoriales, los seres humanos han sido cautivados por el agua. Y las razones van más allá de la evolución”, dice Nichols.

Más allá del ¿Por qué?

Cómo cultivar un romance con el mar

Panamá es un mundo acuático maravilloso, así que aproveche el conocimiento local. La experiencia es el mejor maestro. Pasear en ferry no son sólo una forma económica y segura de viajar, también son entretenidas, informativas y una gran manera de aprender por medio de la observación de primera mano.

Una unidad EEG para monitorear el efecto del océano sobre el cerebro.

Una unidad EEG para monitorear el efecto del océano sobre el cerebro.

Por ejemplo, un paseo en el ferry de Sea Las Perlas le llevará a través de los majestuosos cruceros y petroleros comerciales que hacen cola para pasar por el Canal de Panamá. Con el Puente de las Américas como fondo, también ofrece una buena oportunidad para tomar fotos imponentes -y esto es sólo el comienzo del viaje. Durante esta época del año, es muy probable que encuentre ballenas y delfines al llegar a mar abierto.

Los barcos de alquiler, las clases de vela y viajes en barco privado ofrecen oportunidades más flexibles para adquirir conocimientos a través de la experiencia personal. En la industria del canotaje deportivo, un capitán considerado y capaz es el que le llevará en una aventura donde su nivel de comodidad se puede estirar sin ponerlo en peligro. Los capitanes de barcos charter más populares saben cuándo son los momentos para mimar, tranquilizar o tener una aventura, dependiendo del temperamento de sus pasajeros.

Si luego de un día en el agua con una gran historia que contar y una nueva habilidad, se convierte en más que un viaje de pesca o un paseo en barco -satisface una necesidad básica. Me pregunto si es por eso que la mayoría de las personas duermen mejor después de un día en el mar.

Authors

Related posts

Top