El excelente servicio en Linton Bay Marina

Linton Bay Marina

Este artículo también está disponible en: Inglés

On-the-Water by Ilene Little

Linton Bay Marina en Puerto Lindo, Portobelo, provincia de Colón, es un puerto deportivo de 12 hectáreas con una capacidad para 180 embarcaciones, que se inauguró en el 2014. Recientemente, el capitán Deano Riley y su tripulación de dos hombres en un yate a motor de lujo de 86 pies, están navegando por el lado del Caribe panameño y aprovechan para hacer paradas en los puertos haciendo escalas en el camino de viajar alrededor del mundo, realizó una visita a este embarcadero Atlántico.

El Capitán Riley, un inglés que ha pasado los últimos 20 años en Australia, quedó muy impresionado con el servicio que recibió en Linton Bay. Como capitán de un yate de lujo, “The Azure”, los dueños de cruceros en todo el mundo como Riley, han calificado al puerto para expresar su punto de vista a las instalaciones y el servicio de atención al cliente en los diferentes puertos.

Linton Bay Marina

Linton Bay Marina.

Riley estaba bastante impresionado con Linton Bay Marina y sobre todo con el Administrador del muelle, Adam Baitel. “No somos el tipo de barco que se detienen en los puertos deportivos regularmente”, dijo Riley, “pero cuando lo hacemos, normalmente tenemos que pagar precios exorbitantes como $300 por noche. En Linton Bay estábamos pagando $40 por noche que obviamente facilitó nuestra estadía para terminar unos pendientes”.

“Necesitábamos abastecernos con 10,000 galones de combustible y ya terminamos todo lo que teníamos que hacer aquí. Todavía están en construcción algunas partes de las instalaciones del puerto deportivo, pero en general, el servicio al cliente de la marina, y que para mi es mejor de lo que me esperaba”, dijo Riley.

“Pasamos Navidad y Año Nuevo en Linton Bay” dijo Riley, “Fue bastante agradable disfrutar de un buen momento con la tripulación, anclados en una buena marina sin preocuparnos por los ajetreos de desembarcar”.

“Adán, el gerente del muelle de la marina realizó una barbacoa de Fin de Año. Nuestra tripulación junto a los otros navegantes, celebraron el Año Nuevo con comida, cervezas y fuegos artificiales, fue una hermosa noche. La pasamos muy bien; juntos”.

“Pasamos un buen tiempo allí en la marina, el yate permaneció 16 días e hicieron un gran trabajo en el mantenimiento, algo que no hubiera sido posible sin la ayuda de Adán,” dijo Riley.

Authors

Related posts

Top
21