Aventura en tierra guna

Este artículo también está disponible en: Inglés

Barry Mason y Holly Lewis de Sussex, Inglaterra, enviaron a El Visitante este relato sobre su aventura en tierra Guna Yala y las fabulosas islas de San Blas.

Aventura en tierra guna. Es una sensación única conducir por las afueras de la ciudad de rascacielos por el Corredor Sur, rumbo a una aventura en las islas de San Blas. Atravesar el istmo panameño desde el Pacífico hasta el Caribe es por sí sola una gran aventura.

San Blas comprende 365 islas.

Antes de tener su aventura en tierra guna, sepa que el archipiélago de San Blas comprende 365 islas.

El Corredor Sur se funde en la Carretera Panamericana, que continúa hasta el Darién. Unos 10 minutos más allá de la ciudad de Chepo, se encuentra un puesto de control donde la policía comprobará su identificación. Otro de 10 ó 15 minutos después, lo llevará a la intercesión de la Ruta de Nusagandi. Tome el camino a la izquierda y se dirigirá a las colinas.

La carretera sube vertiginosamente lejos de la autopista y nada que no sea 4×4 podrá batallar. El camino sigue y se abre paso hasta la división continental a través por la hermosa selva que está en gran parte asfaltada, pero en el fondo la mayoría de las grandes ondulaciones del asfalto son interrumpidos por tramos de camino de tierra llenos de baches en gran medida. Nuevamente un 4×4 será necesario aquí.

Una mujer Guna cociendo una mola tradicional.

Una mujer Guna cociendo una mola tradicional.

Después de conducir a velocidades relativamente lentas por unos 35 minutos, hasta el cruce de la cima de la división inter-continental, se llega a un punto de control policial en la frontera del territorio Guna Yala.

A la vuelta de la esquina se encuentra con el punto de control Guna, donde le pedirán sus razones de visita, ¿cuánto tiempo se quedará y dónde estará? Luego de pagar la cuota de $20 por persona (impuesto para turistas internacionales) y $5 por el vehículo llegará a poner pie en tierras guna. (La cuota para nacionales panameños es $5 y los residentes extranjeros pagan $10.) El camino en el lado Guna, está totalmente asfaltado pero todavía debe seguir a través de la selva virgen por otros 30/40 minutos, a la avanzada costera de Cartí. El tiempo total del viaje desde la ciudad de Panamá es de 2 a 2,5 horas.

El Guna, aquí habla muy poco inglés, por lo que en la oficina de alquiler de barcos es recomendable anotar el nombre de la isla donde planea quedarse. Los precios de todas las islas están escritos en un pedazo de cartón e incluso te dan una pulsera y recibo.

Nos quedamos en la isla de El Porvenir, que está a un paseo en barco de aproximadamente 30 minutos y cuesta $25 por persona para la ida y vuelta. El viaje en barco puede ser agitado y puede probar su capacidad de resistir el mareo al cruzar las aguas más profundas de la laguna. Recuerde llevar un bolso impermeable para guardar sus objetos de valor, como cámaras.

San Blas IslandsNo habíamos hecho ninguna reserva previa en el Hotel Porvenir, pero acordamos una habitación a un precio de $60 por persona, por noche. El hotel es muy rústico, pero para un alojamiento en San Blas es relativamente lujoso, tiene camas adecuadas, una suite con agua corriente, un inodoro y una ducha muy básica. El precio incluye tres comidas y dos excursiones a otras islas cada día. La comida es abundante pero básica, y la familia a cargo del hotel es muy amable y servicial. Hay electricidad sólo para 2 a 3 horas cada noche, así que asegúrese de cargar la cámara mientras pueda – entonces las luces se apagan a alrededor de las 8:30 p.m. por lo que una linterna para la cabeza es altamente recomendable.

Las islas de San Blas ofrecen al visitante la oportunidad de experimentar el paraíso, un poco rústico, en unos pocos días sin gastar una fortuna y lo más importante, sin multitudes.

Authors

Related posts

Top