Adrienne Reeve pesca róbalo récord

Este artículo también está disponible en: Inglés

On-the-Water by Ilene Little

Adrienne Reeve pesca róbalo récord. Adrienne Reeve ha vivido en Panamá por los últimos 22 años y se ha ido por toda la costa del Pacífico desde Coiba has Bahía Piñas. Ella ha participado y ganado muchos torneos de pesca en Contadora, Archipiélago de Las Perlas.

Sus años de experiencia fueron recompensados el 9 de junio cuando pescó un róbalo negro que podría darle el récord en la categoría de Damas de la Asociación de Pesca Deportiva (IGFA).

“Hay mucho trabajo logístico que hacer cuando se va de pesca en Panamá”, dijo Reeves. “Apenas ví la marea supe que sería el momento perfecto para hacer un viaje al poblado de Jaqué, así que agarré mi sombrero, caña de pescar y carrete y me fuí.”

Adrienne Reeve pesca róbalo récord

Adrienne Reeve pesca róbalo récord: la pescadora con su posible record mundial.

El tiempo que le tomaba remar hasta Jaqué fue la parte crítica de la logística de este viaje. Jaqué es un pequeño pueblo pesquero y es parte de la provincia del Darién. Se encuentra a 50 kilómetros de la frontera colombiana. Una panga es un bote de pesca de tamaño modesto, con un motor fuera de borda.

“La desembocadura del Río Jaqué es muy turbulenta y algunas veces sumamente peligrosa,” dijo Reeve. “Yo tuve que navegar con un experimentado capitán de panga que sabe cómo leer las olas porque son muy grandes”.

“Yo juzgo la severidad de la corriente de la desembocadura del río dependiendo de cuántos Ave Marías rezo durante el viaje”.

“Cuando llegué al poblado, tuve suficiente tiempo para conversar y disfrutar de unas cervezas frías con amigos y lanzar un señuelo Rapala en la desembocadura del río antes del atardecer”, dijo Reeve.

“Pasé a un hombre anciano que estaba pescando en la ribera del río y no quise molestarlo, así que caminé una 50 yardas para lanzar mi pequeño señuelo Rapala hacia el centro de la desembocadura del río”.

Adrienne Reeve mostrando el róbalo negro que atrapó en la desembocadura del Río Jaqué, Panamá.

Adrienne Reeve mostrando el róbalo negro que atrapó en la desembocadura del Río Jaqué, Panamá.

“La corriente se estaba moviendo muy rápido y el agua era turbulenta. Lancé el señuelo varia veces y empecé a sentir el ritmos necesario para atrapar a un pez, pero no pasaba nada, así que caminé hacia el hombre y le pregunté qué pensaba de mi rapala”.

“Pareciera que él no sabía qué pensar de esta gringa alta y rubia en su playa. Él dijo que el rapala ‘está bien, perfecto’, así que regresé a mi lugar más confiada”.

“Y luego ella me golpeó. Mi cuerda empezó a gritar. Me mantuve firme y no solté mi caña mirando hacia donde estaba el movimiento y ví la aleta dorsal de un enorme pez”.

“El pez estaba halando la cuerda, mientras yo estaba tratando de encontrar un lugar cómodo para frenar el carrete y evitar que se rompiera la línea, pero yo sabía que la trenza de 30 libras que estaba usando era segura. Empecé a gritar para llamar la atención que me miró y comenzó a decirme ‘juega a la!, Juega a la!’, que significa recoge la cuerda, recoge la cuerda”, dijo Reeve.

“Después de diez minutos de estar (y el anciano) corriendo de un lugar a otro de la playa recogiendo la cuerda y pesqué un hermoso róbalo negro de 30 libras”, ella exclamó.

“El hombre me ayudó a sacar el róbalo hasta la playa y me dijo ‘ese es uno bueno’. Pareciera que este pescado tiene el potencial poder romper el récord mundial de róbalo negro de la IGFA para damas,” dijo Reeve.

“La vida en la isla y la pesca están en mi sangre. No puedo esperar para hacerlo de nuevo”, concluyó diciendo Reeve.

Authors

Related posts

Top