Pesca deportiva en Panamá

Este artículo también está disponible en: Inglés

On-the-Water by Ilene Little

Pesca deportiva en Panamá. Roland Lee, de Austin, Texas, organizó un viaje de pesca de cuatro días para él y seis amigos, tres de Texas y dos de California, en los primeros días del mes de mayo del 2016 en la celebrada zona de pesca de la Bahía de Cébaco, en Panamá.

“Yo he pescado por todo el mundo; Islas de la Bahía (Honduras), Nueva Zelandia, Brisbane (Australia), Singapur, Asia, Tailandia, Filipinas, Baja California, pero este es mi primer viaje a Panamá y debo decirle que esta fue la experiencia de pesca más intensa que he tenido,” dijo Lee.

Ellos se fueron de pesca con Cebaco Bay Sportfishing; un barco madre que apoya las operaciones pesqueras, ubicado en la parte sur de la Isla de Cébaco en Panamá Oeste, panamafishingtour.com/cebaco.

Pesca deportiva en Panamá

Pesca deportiva en Panamá: Marlín bajo la nave Extreme, con Hardy Tong y Mike Michaelis.

Los amigos fueron divididos en dos grupos de tres para pescar desde botes de pesca deportiva Bertram, bien equipados con una tripulación profesional y equipo de pesca deportiva. Lee describió la lancha Extreme como “una Bertram 31 de 1976 hermosamente restaurada”.

La base y alojamiento al finalizar el día era el barco madre Journey Bay anclado en el lado sur de la Bahía de Cébaco. El Journey Bay es un barco de asistencia de plataformas petroleras que ha sido adecuado para ese propósito y tiene una cubierta agradable con tumbonas y salones con aire acondicionado.

“El área donde estábamos y pescamos era extremadamente remota y la pesca fue extraordinaria. El tratamiento fue preferencial todo el tiempo con un nivel de servicio que no esperábamos y que no tomamos por sentado”, dijo Lee.

El viaje comenzó el 4 de mayo y terminó el 9 del mismo mes. “Los días pasaron rápidamente y agarramos más peces y especies de lo que habíamos imaginado”, dijo Lee.

[iframe id=”https://www.youtube.com/embed/80BZ5fYl90w” align=”center” mode=”normal” maxwidth=”640″ grow=”yes”]

“La mejor captura del viaje fue un marlín azul de 450 lb., que mi mejor amigo Hardy atrapó luego de más de dos horas de estar en la silla luchando para sacarlo del agua y el mejor que pesqué yo fue un pez vela del Pacífico con anzuelo”, dijo Lee.

Él trajo un equipo de pesca con el cual la tripulación no estaba muy familiarizada. “Yo traje unos planos de estilo japonés o jigs de acción lenta. Ellos son anchos y más gordos y cuando caen no se hunden enseguida, ellos forman una “S” apretada en espiral antes de sumergirse”, dijo Lee.

“Ellos están diseñados con una quilla en un lado, así que cuando caen ellos se deslizan y forman un círculo cerrado cuando se hunden. Usted puede usarlos como un jig rápido o lento, así que hay mucha acción y la mayoría de las veces puede atrapar algo a medida que el señuelo va cayendo”.

“Ellos funcionan bien en cualquier especie de agua profunda como meros y son letales para los pargos. Los señuelos vienen en diferentes tamaños y pesas para pescar en lugares poco profundo; 60, 70 pies y otros lugares realmente profundos con caídas de 600 a 700 pies”.

Se capturaron más de 18 especies incluyendo: marlín azul, pez vela del Pacífico, guajos, pargos, pargo liso, macarelas arco iris, pez gallo, pargo cubera, macarelas salmón, pompano africano, bonito, albacora, atún blanco, atún de aleta amarilla, pez perico, pez tigre, mero negro y mero con cola de escoba”.

Pez vela atrapado en la Bahía Cébaco por Roland Lee de Austin, Texas. De izquierda a derecha Roland Lee, Ariel Medina y Martin Calles

Pez vela atrapado en la Bahía Cébaco por Roland Lee de Austin, Texas. De izquierda a derecha Roland Lee, Ariel Medina y Martin Calles.

Lee dijo que creyó haber visto un marlín nadar al lado de la popa del barco mientras la tripulación estaba proveyendo de anzuelos a los pescadores para que pescaran atún de aleta amarilla. “Nadie me creyó al principio, la tripulación sólo se rió de mí. Yo agarre mi caña, lancé la línea hacia donde había movimiento y vi la espada salir y empezó a pelear con el anzuelo. Lo enganché y cuando saltó grité, ‘no es un pez vela’ “, dijo Lee

“Tuvo el mundo se puso en acción, echando el bote hacia atrás y gritando ‘no lo pongas tan tenso, dale más línea, pero yo les gritaba de vuelta, de ninguna manera lo voy a dejar irse, voy a pescarlo”.

Otra buena memoria para los pescadores estadounidenses fue la camaradería del chef profesional del Journey Bay. “Dos de nuestros amigos son dueños de restaurantes en Houston y Galveston, así que ellos se adueñaron de la cocina para cocinar lo que habíamos pescado y la pesca de los demás”.

“Abner, el chef del Journey Bay chef estaba impactado. Dijo que en ocho años de estar trabajando allí ninguno de los huéspedes se había adentrado a su cocina. Ahora somos amigos y yo voy a poner un canal en YouTube con un video de las recetas compartimos con él”.

Lee dijo que dejó ir todo lo que capturó excepto los pescados que llevaron para comer. “Yo lo que quería era crear recuerdos de mi primer viaje a Panamá con mis amigos y entusiasmarlos tanto para poder encontrar más amigos y regresar a Panamá el próximo año”.

Lee hizo un video del viaje que puede ser visto en youtube.com/watch?v=80BZ5fYl90w.

Authors

Related posts

Top