Los puentes de Rio Missions Panama

Este artículo también está disponible en: Inglés

Los puentes de Rio Missions Panama

Los puentes de Rio Missions Panama. La construcción de puentes en comunidades en las montañas alejadas del resto del mundo no es fácil, pero la realidad es más dura para muchos panameños que deben cruzar diariamente ríos desbordados para ir a la escuela, iglesia, la tienda o por atención médica.

Este segundo año, Rio Missions Panama, completó su puente peatonal en el remoto Valle de Río Negro en la provincia de Veraguas. Esta organización cristiana sin fines de lucro, que está registrada en Panamá y los Estados Unidos, busca cultivar relaciones con los lugareños que viven en comunidades pobres y marginalizadas e incentivar a grupos similares dentro del país a que den recursos y apoyo.

Los puentes de Rio Missions Panama

Los puentes de Rio Missions Panama: Voluntarios celebrando con lugareños.

El alcalde de Mariato, Ángel Batista, se puso en contacto con la organización para que lo ayudaran a suministrarle agua limpia al pueblo, construir una iglesia y dos puentes peatonales en y alrededor de Bajo Grande, con la ayuda de escuelas de la Ciudad de Panamá, iglesias y universidades de los Estados Unidos y otras fundaciones sin fines de lucro.

Una torre para el puente.

Una torre para el puente.

La comunidad de Bajo Grande es el más grande de muchos poblados pequeño del valle y se puede llegar por ambos lados cruzando el Río Negro. Muchos niños lo cruzan dos veces al día camino a la escuela y las únicas tiendas y atención médica se encuentran en Bajo Grande. Este requiere que los residentes escojan vadear el río o cruzar un primitivo puente hecho de alambre y soga.

En el 2015 un puente de 72 meter fue construido sobre la parte más baja que alcanza el río. Esto requirió que equipos de estudiantes universitarios, ingenieros profesionales, empleados de B2P y representantes de Rio Missions que viajaron y vivieron con las personas del valle por ocho semanas. En el 2016 se construyó un ambicioso proyecto, un puente que mide 80 metros y tiene dos torres en cada lado.

Hombres, mujeres y niños vinieron e hicieron de todo cargando baldes de agua, mezclando cemento, moviendo las rocas del río, doblando barras de refuerzo, trayendo comidas en las noches y curando picadas y heridas. La integración y unidad de las diversas personas en un sitio fue una increíble experiencia de ver cómo las cosas ocurren.

Para mayor información sobre este y otros proyectos visite riopanama.com, messiah.edu/collaboratorybridgestoprosperity.org

Por Dan Cotton

Authors

Related posts

Top
21